Home / Testimonios  / Para la mamá que piensa que me falló y a mi salud mental

Para la mamá que piensa que me falló y a mi salud mental

Alexis VanAelst agradece a su madre, quien la ha acompañado durante su recuperación hacia la salud mental

Permíteme comenzar con esta declaración:

 

No me fallaste.

 

Ninguna de nosotras tuvo la opción de deshacerse de mi enfermedad mental. Por mucho que sé que te hubiese encantado tener una hija que no se preocupara constantemente o que revisara todo varias veces, yo no sería yo sin estos hábitos.

 

Recuerdo vívidamente la conversación que tuvimos en la mesa cuando llegué a casa de la universidad. Fue sólo una charla informal sobre cómo iba la escuela y cómo era la vida.

 

Nos reímos por una hora hablando de diferentes temas. Todo, desde viejos recuerdos hasta lo que estaba sucediendo en la ciudad.

 

Hasta que llegamos al tema de mi salud mental. Desde que supe de mi ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo (TOC), hemos tendido a alejarnos de la conversación. Siempre preocupadas de que alguien diga algo incorrecto o posiblemente ofendamos a alguien.

 

Discutimos cómo, después de enterarme de mi enfermedad, nunca fui llevada a terapia ni tomé ningún medicamento. Ha habido momentos en los que desearía ser llevada a terapia para ayudarme a enfrentar situaciones en mi vida, pero es la mayoría de las veces que estoy contenta donde estoy.

 

En la mesa dijiste lo único que nunca quise escuchar de mi madre:

 

“Siento que te fallé al no conseguirte la ayuda que necesitabas”.

 

Sabes que nunca he sido buena con el cambio. Al crecer, estaba acostumbrada a encontrar mis propios mecanismos de supervivencia para superar los ataques de ansiedad y las constantes compulsiones. Entonces, la idea de la terapia me aterrorizó.

 

Como hija única, y siendo sólo tú y yo toda mi vida, estaba acostumbrada a mi independencia. Nunca intenté confiar en otras personas o contarles sobre mis problemas. Me aterrorizaba pedir ayuda a otros. Prefiero ayudar a otros que a mí misma.

 

Lo que más me gusta de nuestras conversaciones sobre mi salud mental es que demuestras cuánto te importa. Tomarte el tiempo para preguntar cómo me siento y qué puedes hacer por mí cada vez que estoy luchando, es lo mejor que puedes hacer por mí como mi madre.

 

Esa no es una madre que me ha fallado. Es alguien que me enseñó lo que significa mostrar compasión y amor a alguien que atraviesa un momento difícil.

 

Entonces, por favor, no te culpes por algo que no sucedió hace años.

 

Nunca ha sido tu culpa y nunca lo será.

 

 

Por Alexis VanAelst en The Mighty.

NO COMMENTS

POST A COMMENT