Home / Investigación  / La depresión de largo plazo cambia permanentemente el cerebro

La depresión de largo plazo cambia permanentemente el cerebro

Un nuevo estudio demostró por primera vez que la depresión de largo plazo puede causar daños extensos y permanentes en el cerebro

LA INFLAMACIÓN DE LA DEPRESIÓN

En las nuevas investigaciones del Centro para las Adicciones y la Salud Mental (CAMH) de Toronto han surgido algo notable respecto de las enfermedades mentales: años de inflamación persistente causada por la depresión altera el cerebro para siempre. Este conocimiento puede influir enormemente en nuestra manera de entender las enfermedades mentales y su evolución al paso del tiempo.

 

En un estudio publicado en la revista especializada The Lancet Psychiatry, los investigadores vieron que quienes habían sufrido una depresión sin recibir tratamiento durante más de una década tenían una inflamación cerebral mucho mayor que los pacientes con depresión clínica que no se trataron por menos de 10 años. Este trabajo es una prolongación de los estudios del autor principal, Jeff Meyer, en los que ha aportado las primeras pruebas concretas de que quienes tienen depresión clínica presentan inflamación cerebral.

 

En este nuevo estudio demostró por primera vez que la depresión de largo plazo puede causar daños extensos y permanentes en el cerebro. El doctor Meyer piensa que esta investigación puede servir para crear tratamientos para diferentes etapas de la depresión. Es importante porque ahora está claro que tratar la depresión inmediatamente después del diagnóstico tendría que ser muy diferente de un tratamiento al cabo de 10 años con la enfermedad.

 

AUMENTA EL CONOCIMIENTO

Cuando un médico y su paciente encuentran un tratamiento para la depresión que funciona, lo normal es que no lo modifiquen a lo largo de la vida del enfermo, pero si tenemos en cuenta este nuevo estudio, quizá no es el mejor método.

 

Para este estudio se reunieron 25 pacientes que habían sufrido depresión por más de una década, 25 que habían estado enfermos menos tiempo y 30 personas sin depresión clínica, como grupo de control. Los investigadores midieron la inflamación causada por la depresión mediante tomografías por emisión de positrones (TEP), la cual capta los marcadores de la proteína traslocadora TSPO, que producen las células inmunes del cerebro cuando se inflama. Quienes habían padecido depresión más tiempo tenían concentraciones de TSPO 30% mayores que los pacientes con depresión menos prolongada y más también que los sujetos del grupo de control.

 

Muchos cometen el error de considerar que las enfermedades mentales son completamente aparte de los síntomas físicos, pero con este estudio se muestra la gravedad a la que pueden llegar los síntomas. Estos resultados deberán estimular investigaciones semejantes sobre otras enfermedades mentales.

 

Incluso es posible que ahora la depresión se trate como una enfermedad degenerativa, pues afecta progresivamente al cerebro. “La inflamación cerebral creciente es una reacción común de las enfermedades cerebrales degenerativas, como Alzheimer y Parkinson”, explicó Meyer en un boletín de prensa.

 

 

Artículo traducido de: Futurism

NO COMMENTS

POST A COMMENT