Home / Traducción  / ¿Existe una diferencia entre los ataques de pánico y los ataques de ansiedad?

¿Existe una diferencia entre los ataques de pánico y los ataques de ansiedad?

Sí, y no es lo que piensas

Sucedió cuando estaba caminando a casa después de clases, durante mi segundo año de universidad.

 

Aparentemente de la nada, mi corazón comenzó a acelerarse, sentí que no podía respirar y comencé a sudar, a pesar de que ni siquiera hacía calor afuera. Aterrorizada por lo que estaba sucediendo en mi cuerpo, corrí a casa; legítimamente pensé que iba a morir.

 

Recientemente había comenzado a ver a una terapeuta para la depresión y la ansiedad, así que le llamé en cuanto llegué a mi habitación. Ella sabía exactamente lo que estaba sucediendo: estaba teniendo un ataque de pánico.

 

Con los años, me enteré de que no estaba sola, aunque algunas personas se refirieron a estos episodios de miedo extremo como “ataques de ansiedad”, mientras que otros los llamaron “ataques de pánico”.

 

Pero, ¿son los dos términos realmente intercambiables, o se refieren a dos cosas completamente diferentes?

 

¿Hay alguna diferencia entre los ataques de pánico y ansiedad?
Vamos a aclarar algo desde el principio: los ataques de pánico son una enfermedad mental documentada, de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

 

Una de cada 75 personas puede experimentar un trastorno de pánico, según la APA.

 

Sin embargo, los ataques de ansiedad no figuran oficialmente en el DSM-5. “Un ataque de ansiedad es un término más coloquial”, dice C. Vaile Wright, doctora en psicología y directora de investigación y proyectos especiales en la Asociación Americana de Psicología.

 

Entonces, si sientes algo que podría describirse como un ataque de ansiedad, es probable que sea un ataque de pánico.

 

Entonces, ¿qué es exactamente un ataque de pánico?
“Un ataque de pánico es un episodio muy repentino de miedo intenso que puede producirse de forma inesperada y, por lo general, dura 10 minutos”, dice Wright.

 

Estos episodios extremos ocurren cuando la respuesta de “lucha o huida” del cuerpo entra en acción. “Pero cuando la respuesta de “lucha o huida” interviene cuando no estás en peligro real, como ocurre durante un ataque de pánico, puede ser muy debilitante”, dice Wright.

 

De acuerdo con la Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés), los síntomas típicos de un ataque de pánico incluyen:

  • Palpitaciones, latidos fuertes o aceleración del ritmo cardíaco
  • Transpiración
  • Temblar
  • Sensación de ahogamiento o dificultad para respirar
  • Sensación de asfixia
  • Dolor o malestar en el pecho
  • Náuseas o malestar abdominal
  • Sensación de mareo, inestabilidad o desmayo
  • Escalofríos o sensaciones de calor
  • Parestesia (sensación de entumecimiento u hormigueo)
  • Desrealización (sentimientos de irrealidad) o despersonalización (desvincularse de uno mismo)
  • Miedo a perder el control o “volverse loco”
  • Miedo a morir

 

 

¿Qué causa los ataques de pánico?
Honestamente, los ataques de pánico pueden ser causados ​​por un detonante específico (como un objeto o situación temida), o por nada en absoluto, según el Instituto Nacional de Salud Mental.

 

Pero si desarrollas ataques de pánico recurrentes e inesperados, temes sufrir ataques de pánico inminentes o frecuentes, o comienzas a evitar situaciones que pueden causar un ataque de pánico, es posible que experimentes un trastorno de pánico.

 

El trastorno de pánico generalmente aparece en la adolescencia o en la adultez joven, según la APA.

“Por ejemplo, las personas con trastorno de pánico pueden notar un síntoma que es bastante benigno, como el aumento del ritmo cardíaco. Lo interpretan como negativo, lo que los hace aún más ansiosos. Y a partir de ahí se convierte en un ataque de pánico”, dice Wright.

 

¿Pueden ciertas cosas hacerte más susceptible a los ataques de pánico?
Los ataques de pánico pueden sucederle a cualquier persona, pero existen algunos factores que pueden ponerte especialmente en riesgo.

 

1. Género
Las mujeres tienen dos veces más probabilidades que los hombres de experimentar ansiedad, según un estudio de 2016 publicado en la revista Brain and Behavior. Eso es debido a las diferencias en la química cerebral y las hormonas, así como la forma en que las mujeres manejan el estrés en comparación con los hombres, según los autores del estudio.

 

En las mujeres, por ejemplo, la respuesta de lucha o huida se activa más rápidamente que los hombres y se mantiene activada durante más tiempo gracias a las hormonas estrógeno y progesterona. El neurotransmisor serotonina (que desempeña un papel en el estrés y la ansiedad) tampoco se procesa tan rápido en mujeres como en hombres.

 

2. Genética
La genética puede desempeñar un papel importante en el diagnóstico de trastorno de pánico. Un estudio de 2013 publicado en Journal of Neuroscience encontró que las personas con trastorno de pánico tienen un gen llamado NTRK3 que exagera el miedo y la respuesta a ese miedo.

 

3. Otros trastornos de salud mental

Si luchas con otros trastornos mentales, incluida la depresión, también puedes ser más susceptible a los ataques de pánico, según la ADAA. También se ha demostrado que otros trastornos de ansiedad como las fobias sociales o el trastorno obsesivo-compulsivo te hacen más susceptible a los ataques de pánico.

 

4. Factores ambientales
“Si creciste con un padre o un familiar con un trastorno de ansiedad, también es más probable que tengas uno”, dice Wright. Además del factor genético, “esto también puede influir en tu temperamento y tus conductas básicas aprendidas”.

 

Otros factores ambientales especialmente estresantes, como perder un trabajo o la muerte de un familiar, también pueden hacerte más susceptible a los ataques de pánico, según la APA.

 

¿Cómo se pueden tratar los ataques de pánico?
Un recordatorio importante: no tienes que vivir con estos ataques de pánico. “Creo que debido a que los ataques de pánico pueden ser tan atemorizantes, las personas pueden sentirse desalentadas, pero hay muchas cosas que las personas pueden hacer para ayudar a controlar los ataques de pánico”, dice Wright.

 

En promedio, las personas atienden a 10 o más médicos antes de que se les diagnostique un trastorno de pánico, según la APA.

 

En primer lugar, si estás seriamente preocupado por alguno de los síntomas que puedes experimentar durante un ataque de pánico (como problemas cardíacos), visita a un médico, aconseja Wright. Después de que se te considere saludable, es probable que tu médico sugiera una terapia cognitivo-conductual y / o medicamentos contra la ansiedad.

 

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento psicológico que se centra en cambiar los patrones de pensamiento, de acuerdo con la Asociación Americana de Psicología.

 

“El objetivo es… reconocer los síntomas, lo que son, lo que significan y desmitificarlos, para que si ocurre un ataque de pánico, no pierdas el control o te vuelvas loco o pienses que te va a matar”, dice Wright.

 

También se pueden recetar medicamentos, generalmente además de TCC. Según la ADAA, los antidepresivos que funcionan como supresores de la ansiedad de acción prolongada pueden ser efectivos.

 

También se pueden recetar medicamentos ansiolíticos de acción rápida (por ejemplo, benzodiazepinas como Xanax) para aliviar los síntomas agudos de ansiedad, como aceleración del ritmo cardíaco o sudoración, según la ADAA.

 

 

Artículo traducido de Women’s Health Magazine

NO COMMENTS

POST A COMMENT