Home / Testimonios  / Testimonio de una mamá

Testimonio de una mamá

Kate McLoughlin

Dentro de mí, no quiero creer lo que mi corazón sabe tan dolorosamente bien: que ha pasado un año entero desde que Zachary se quitó la vida de manera trágica e inesperada. Me cuesta trabajo entender que sobreviví estos 12 meses.

Mi mundo se puso de cabeza la noche en que le abrí la puerta a la policía. La conmoción, el trauma, la incredulidad y la angustia de esa noche destellan en mi cabeza cuando menos lo espero. La tristeza que siento me llena tan completamente que a veces se derrama por mis ojos sin avisarme y muchas veces me arrasa y termino entre sollozos abrazada al escusado.

Contener todo esto es agotador. Dejar que mi duelo se manifieste me impone dos o tres días de llanto y congoja, ejercicio físico para distraer mis pensamientos, despertarme con la sensación de haber sido apaleada de pies a cabeza, y aniquilada en cuerpo y alma. No me pidan que piense con claridad ni que tome una decisión. Hago listas para acordarme de los pendientes, porque muchas veces no hay lugar en mi cabeza ni para lo más elemental. Se me olvidan los nombres y las caras de personas que conozco de años. Ya no me siento yo misma.

Todo esto es apenas una parte de la devastación que dejó la desesperanza oculta pero avasalladora de Zach y su confusión de creer que estaríamos mejor sin él.

No hay día, no hay minuto ni segundo en que no quisiera regresar el tiempo. Cómo hubiera querido que llamara en lugar de dejar una nota de suicidio. Quisiera que hubiera llamado a un amigo… ¡son tantos ustedes! Hubiera querido que fuera con alguien a buscar la ayuda que necesitaba. ¡Ah, qué diferente sería la vida si…!

Si sientes que pierdes el control, si te encuentras abrumado o te ahogas en tu propia existencia, POR FAVOR, habla con alguien (lifeline.org.au).

Si estás pensando en lastimarte o en el suicidio, toma el teléfono y salva tu vida. Llama a un amigo, llama a Lifeline 13 11 14. Llama a tu mamá.

No te rindas. Tienes más fuerzas de lo que crees y es posible resolver tus problemas. Tu vida está hecha de cambios y pasarás por esto. Hay redes de apoyo para guiarte cuando te sientas perdido, hay personas y organizaciones que ofrecen asesoría para que alcances tus metas.

El dolor que sientes pasará.

La causa de mi dolor se terminará cuando pueda volver a abrazar a Zachary, pero ya no tengo esta opción. No le quites tú esta opción a los que te quieren. Cuídense todos unos a otros y hagan cuanto puedan por ayudarse.

 

Fuente:

https://m.facebook.com/kate.mcloughlin.3760/posts/10155203528990559

 

NO COMMENTS

POST A COMMENT